SOM RAP canta per l'eradicació de la violència masclista #25N

dijous, 27 de novembre de 2014


Imatges d'alguns dels participants del taller SOM RAP en plena acció.

El grup del taller SOM RAP del qual varen formar part noies i nois del Casal dels Infants de La Mina i nois i noies de Barcelona, han participat a la 10a Jornada per la violència masclista amb les seves composicions, que han treballat en conjunt en el curs que es fa els divendres al casal i els dissabtes a l'Espai Jove La Fontana, a Gràcia.

A continuació reproduïm la lletra d'una de les cançons que ha presentat uns dels participants del taller, l'Arján Alvarez Beltrán, del Centre d'Estudis Prat de Barcelona, al concurs fet en el marc de la jornada i que ha estat guanyadora en la modalitat lliure.

.......

Sociedad Silvestre | Cançó Rap
Autor: Arján Álvarez  | 17 anys | Centre d’Estudis Prat 

¿Hombre te crees por hacerla gritar? 
Hombre no eres solo per menguar su moral! 
¿Acaso eso ensancha tu varonilidad, ser sin ser seso, 
cada llanto suyo mella tu virilidad. 
Tu ser vil, ¿la ves como sirvienta? 

Villano servil del odio.
Atenta contra ella y a tientas ya llegara tu hora, tu condena. 
Mugrienta vestimenta ornamente tu cabeza! 
Esta ni es pequeña ni es de la vieja escuela, 
¡Esta está hueca!
Y lo demuestra cada marca negra
puesta en su cuerpo por tu fuerza. 

¿Veías de pequeño estos hechos en la mesa? 
Y ahora los pones tras tu puerta ¿no tienes propias ideas? 
Tu derecha en su cabellera, falso caballero, su ego a secretas dando vueltas. 
Le hacen preguntas no encuentra respuestas, 
que esta enferma le dice a sus compañeras, 
que no se enteren de su pena, 
que fue cosa de una vez, ah, su naturaleza, 
pero ninguna tez por muy caprichosa que sea 
debe dejar a secas acciones tan extremas. 

Eres una esposa silenciosa, por el sistema silenciada, 
pero nada de llevar esposas, defiendete si te ataca su ira nerviosa, 
que no eres mentirosa! 

Esa rata de obras locas merece la losa de la justicia
no la complicidad de una familia. 
Pues nuestra sociedad silvestre,
enseña antes a la mujer a defenderse
que al hombre dejar actitudes rupestres.
Y es que en nuestra sociedad silvestre,
el poder se concede en función del sexo al que perteneces.
Ese mequetrefe, que propicia sin humanidad una paliza. 

Que son iguales las mujeres que los hombres, 
ambos merecen caricias, placeres. 
Tu hostilidad de la milicia se enfrenta frente una sociedad que el amor codicia, 
que maldice tu odio sin premisa. 
En una relacion la perfección no es mandar si no ser alegres, 
en una relacion no hay coronas de laureles para nadie! 

Mucho menos han de haber mártires por trámites
con ápices de barbaries fáciles
¿porque miramos hacia otro lado?
¡La condena ha de ser unanime!
Con cadenas atados a los mastiles,
a todo aquel pusilanime que se atreva
a ser cruel con un ser mas débil,
quien te amaba ayer ahora te mira de forma hostil,
volviste paraiso un cuchitril,
y ese compromiso se deforma,
pues ningún aviso, pues ninguna norma,
preveía tal destino, tal deshonra. 

Al principio todo flores, rosas, tulipanes girasoles,
y rápido el anillo en su dedo y en casa sola,
y rápido el método del miedo y el deformar el tiempo.
¡Que tu solo eres mi esposa!

Esa es su justifación odiosa,
como si los dioses, o pasadas voces
le diesen derecho sobre tu persona.
Las relaciones son de respeto mutuo,
pues entonces por qué ha de pasar noches,
entre broches, cosiendo falsas razones
para cuando pregunten los doctores,
sobres esas marcas, esos golpes,
esconderlos se vuelve un reto lúgubre,
el no abrir los ojos se torna insalubre,
solo entre octubre y abril se ha vuelto amargo el dulce. 

Tu morada nariz insiste, has de partir, 
creiste lo que dijo ahora observa que el color se ha vuelto gris, 
no tiene ningun poder divino sobre ti, 
escupe el dulce amargo en su cara, 
ese celoso Cain de ti no merece nada! 

Eres un precioso rubí de tunes, 
el un hombre sin luces, envidia tus virtudes, 
no hay nombre para sus mentiras, 
si te prometió las nubes sin decir que cada día llovería. 

Y otro dia borracho a casa, y otro dia estalla la tormenta,
lo recibes cabizbaja, te espanta su presencia,
el macho alfa, el macho vomita, tu lo miras, 
porque no me ayudas desatenta payasa te grita, 
no sabe que en tu vientre hay un muchacho, retrocedes, 
él no se criará entre tales aranceles,
el vivirá libre como deberían vivir todas las mujeres. 

Pero como lo criarás sola? ese miedo te absatece, 
pero él te ignora y cuando no lo hace te habla como un jefe, 
ante todos deja en ridículo tus palabras, tus saberes, 
teme que lo superes, que él se cree mas inteligente, 
te hace rechazar trabajos, ha de ser el el que aporte más billetes, 
más fajos, y por su consejo rechazar otro golpe te encajó… 

¿Acaso crees que con mi dinero no damos abasto? 
¿Nos tomas por pobres? 
Tu respuesta un grito insonoro, 
temes por tu bombo, su rostro de odio y sus prontos 
dejan al tuyo insonoro, 
ha cruzado el borde ese monstruo,
al día siguiente en casa de tu madre, 
tu espíritu prófugo,
ella curándote los pómulos entre lágrimas y sangre. 

Para tu hijo su padre será un cadaver. 
Eran demasiadas las señales,
ya estaba resuelto el acertijo, él a la carcel, 
el exesivo estrés ya fue suficiente castigo, 
por no haber hecho antes caso a las señales, 
los avisos, pues insisto, nuestra sociedad silvestres, 
enseña antes a la mujer a defenderse, 
que al hombre dejar actitudes rupestres, 
en nuestra sociedad silvestre,
el poder se concede en función del sexo al que perteneces,
pues confunden la cabeza con el cuerpo,
ni unos realeza ni las otras un objeto,
primero enseñarles esto a los pequeños,
segundo encerrar a quienes no entiendan estos básicos derechos.

0 comentaris:

Publica un comentari